martes, 3 de noviembre de 2009

Invierno

Quiero concentrarme
para escribirte bien
de la distancia de las almas
en este invernal traspié

Pues las nubes avecinan
lenta la amenaza es
de quedarme siempre invierno
sin tu mirada, sin tu ser

La luz huye despacio
en un silente atardecer
de tus encanto a mi mundo
tranquilo perecer

Susurro, sigilo y esperanza
mi corazón ha de imponer
no puedo hacer ya otra cosa
que escribirte a ti mujer.

De mi nostalgia y de mi invierno
de tu eterno aparecer
del dolor de tu ausencia
y del eclipse de mi ser.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces vivimos tan rápidamente que ni nos percatamos lo maravilloso de cada instante, cada detalle, cada segundo...simplemente dejamos que el viento se lleve lo que pudo haber sido un invaluable recuerdo.
Lo más esencial puede ser aquello invisible para la vista, pero cuando nos percatamos, cuando sentimos, cuando vivimos y tenemos conciencia de lo realmente memorable únicamente podemos decir gracias...

Esencia dijo...

Poesía con sonidos a latidos y que trasmite bien lo que estos suspiran.

Un gusto trpezarme por quí, saludos esencia.